Archivo de la etiqueta: La Odisea

La Odisea de Odiseo

En clase junto con Bautista y Gonzalo tuvimos que hacer un resumen y un dibujo sobre La Isla del Sol en la Odisea.

Isla del Sol

El capítulo empieza con Ulises diciéndole a sus compañeros que no maten a ninguna vaca ni a ninguna oveja en la isla del sol porque Circe le había advertido que si lo hacían, los Dioses los castigarían dándoles muerte. Les dijo que en vez, coman en paz la comida que les había dado Circe y los hombres aceptaron. Pero, al llegar a la isla, Ulises se aleja de sus hombres, para suplicarle a los dioses que le muestren el camino, y estos le otorgan el don del sueño. Mientras tanto, los compañeros de Ulises matan a las vacas y ovejas que le pertenecían al sol, porque decían que preferían morirse por la furia de un dios, antes que de hambre. También decidieron que, al llegar a Ítaca, le ofrecerían ofrendas al sol, por si se enojaba. Pero, al irse de la isla en la nave, Zeus no dudó en destruirla con un rayo, porque el Sol se lo había pedido. Como resultado, murieron todos los hombres menos Ulises, porque él no había participado en la matanza.

La Odisea: Carta a Ulises

Hoy en lengua, Camila nos dio la opción de escribir una carta hacia Ulises ya sea desde el punto de vista de Penélope o de Telemaco. Yo elegí la segunda:

Ulises había partido a Troya cuando su pequeño era tan solo un niño. Telémaco se había criado sin palabras de su padre, sin sus consejos, sin poder hablar con él. Por eso tenía mucho para decirle y contarle, mucho para preguntarle, y decidió escribirle una carta. CONSIGNA: imaginar y escribir una posible carta de Telémaco a Ulises.

Querido Padre,

Ya tantos años de vida transcurridos, y yo sigo sin verte. Me causa una inmensa tristeza pensar en lo que podría haber sido mi vida contigo en ella. Mi madre está muy afligida por tu ausencia, y más todavía por el hecho de que nos llegaron rumores diciendo que pronto habrá miles de pretendientes hostigandola en la puerta de nuestro hogar.

Todos los días observo a los otros chicos de mi misma edad y al ver a la mayoría ser aconsejados e influenciados por sus padres, se me hace trizas el corazón. Todavía recuerdo el día en que te fuiste a la guerra, es un recuerdo borroso ya que yo era pequeño, pero es una de las más valiosas memorias tuyas que tengo. Tengo una pregunta para ti, en caso de que tu venida no sea próxima, me gustaría saber que debería hacer en caso de que los pretendientes se aprovecharan de tu ausencia y de mi inocente madre.

Además de estas cosas que acabo de contarte, te quiero decir lo mucho que te extraño y ansío tu regreso. Estoy plenamente agradecido de ser hijo tuyo, alguien que lucha con ingenio, y que reina un pueblo a base de la honestidad y generosidad. Me llena de orgullo poder decir que tú eres mi padre, y espero, de corazón, haber heredado no solo tu ingenio y astucia, sino también tu buen juicio y bondad.
Te quiero,
Telémaco.